Hasta llegar a ser el autor de HR Digital Talent he pasado por muchas etapas en mi vida, tanto personales como profesionales; y estoy seguro de que el cómputo de todas ellas me han traído hasta aquí. Soy Javier Moreno Jabardo y estoy inmerso en Internet desde el año 2002, en el cual comencé a trabajar en el Portal Universia del Banco Santander; y allí además de conocer a personas estupendas de las que aprendí muchísimo, desarrollé 4 años de mi carrera profesional entre grandes profesionales del sector.

Mis tareas eran muy técnicas – debido a mi formación por aquel entonces – y colaboré en la puesta en marcha de muchísimos proyectos web que fueron, muchos de ellos un éxito y otros muchos pasaron desapercibidos; pero aprendí mucho de todo aquello. El mítico Funversion con mi querido Gonzalo Valverde, todos los sites de contenido – para el profesorado, para el pre universitario, para los PAS – el portal de Marea Blanca que reflejó la catástrofe del Prestige, el portal de empleo, las múltiples campañas que realizábamos, la batería de banners que hacíamos y que después subíamos al Ad Server; y las diversas colaboraciones que teníamos y a las que dábamos soporte todos los días. Que grandes recuerdos.

Por mi propia inquietud comencé ya a colaborar como freelance con alguna PYME. O les asesoraba o les ejecutaba algún proyecto web, o ambas cosas. Y de esta forma, subí a la red unos cuantos portales de los que me siento muy satisfecho. De hecho hubo una persona con la que colaboré de forma más sostenida, que me ayudó mucho a darme cuenta de algo: quería seguir creciendo profesionalmente. Y fue a partir de aquí, cuando decidí conocer el negocio, y no tanto el pinta y colorea de Internet.

Así que combiné mis estudios con nueva formación en business y posteriormente en marketing digital en el año 2006. Lo cual me permitió pasar por empresas estupendas: tales como OCU, BBVA, ESIC Business & Marketing School, Cegos España, IMF Business School y Escuela Universitaria TAI. Donde pude desarrollar mis conocimientos en el ámbito digital y de negocio; combinación que sin lugar a dudas a día de hoy es fabulosa para cualquier profesional. Las experiencias en todas ellas, han sido muy diferentes; pero de todas me llevo algo positivo, pues son las personas que las conforman, me han ayudado a ser la persona que soy.

Por el camino fui empresario, docente, escritor, blogger, miembro de la junta directiva de una asociación, voluntario en algunas causas que me parecieron justas, deportista amateur y por último padre. Algo que me ha cambiado la vida en todos los aspectos, y a la vez algo de lo que me siento muy orgulloso; aunque he de decir que también me ha cargado de responsabilidad y a la vez me ha hecho disfrutar de facetas de la vida que hasta el momento estaban sin explorar para mi, como por ejemplo esa responsabilidad de la que hablaba. A mi hijo le dediqué uno de mis primeros post, pues este site proviene de un blog personal que se llamaba: “El rincon de Javier Moreno“; del cual he querido rescatar algunas entradas. (“Para que leas de cuando en cuando“)

Y en otro orden de cosas; y después de llevar algunos años gestionando personas o en cargos de mayor responsabilidad, hay algo que no me puedo quitar de la cabeza: las organizaciones no existen. Son las personas que las conforman, las que las hacen: las que las crean y/o las que las destruyen; así que somos máximos responsables de atender sus necesidades con el afán de construir. Y por eso quiero compartir con todos vosotros mis experiencias, en la medida en que el tiempo me lo permita; pues todos nosotros tenemos un gran reto: transformar nuestras organizaciones, apoyándonos en las personas que las conforman.

Mis últimas experiencias profesionales, me han permitido emprender proyectos estupendos, que me han permitido crecer a todos los niveles, y demostrarme a mi mismo: “que yo lo valgo“. En realidad si nos ponemos algo más románticos: “que los límites nos los ponemos nosotros mismos“. Y a la vez vivir de primera mano el ámbito de los recursos humanos, del talento y en definitiva de las personas.

Y teniendo siempre presente el “negoci“, concatenado con la transformación digital; y con la importancia que tienen las personas en todo el proceso, os presento HR Digital Talent. Una plataforma que da cabida a todo aquel que quiera co-crear conocimiento.

¿Qué puñetas es esto de la digitalización?

136
earth-216833_960_720

Los que llevamos, más de 10 años trabajando en entornos virtuales, estamos sorprendidos por la novedad que suscita la digitalización y/o la transformación digital de las organizaciones. Algo que llevamos años explorando, entendiendo y atendiendo, con afán de aprender cada día más de su constante evolución. Pues no hay duda de que su crecimiento es exponencial y lo que vivimos hace unos cuantos años era tan solo su gesta, en comparación con lo que la tecnología ayudará a las organizaciones y en definitiva a las personas que la conforman.

Pero todo esto hace que haya una reflexión por nuestra parte; y es que la “digitalización de las organizaciones” no se trata como venimos insistiendo desde hace tiempo, de la digitalización en sí misma. Es un concepto más aterrizado que ha de responder a una necesidad concreta de negocio. La digitalización en sí misma es indescriptible, pero…

…la digitalización para una estrategia de negocio,  llevada a cabo con una organización concreta, de un mercado concreto en un tiempo determinado, es sin lugar a dudas, una muy buena respuesta de negocio.

El mundo digital, si es que queremos distinguir entre dos mundos; ha evolucionado gracias al avance la tecnología que es exponencial. Pero ya hace unos cuantos años, Thomas L. Friedman nos hablaba de que el mundo era plano, y vaticinaba o mejor dicho narraba cómo funcionaba el mundo en el año 2005; así que contando con que la tecnología tiene un crecimiento desmesurado, muy por encima de su propia regulación; tenemos que tener en cuenta que hoy en día la tecnología nos permite disfrutar de tantísimas cosas que se ha convertido en la nueva divisa del futuro. Y me refugio en el concepto, que acuña que el dinero no es el fin, sino más bien el medio; de este modo extraigo esta analogía.

Y de aquí la importancia de la transformación digital en las organizaciones. Entendiendo ésta como un medio para alcanzar un fin; y teniendo claro que lo prioritario es el “negoci“. Lo que pasa es que deberíamos responder anteriormente una pregunta, que en muchos casos se nos atasca y es qué es para nosotros la digitalización. Pues hemos de recordar que en sí misma, es decir “la digitalización por la digitalización” no es nada y no sirve para nada; y además nos puede hacer perder muchísimo dinero.

Para ir de lo más genérico hasta lo más concreto; deberíamos decir que la digitalización de una compañía, no es más que la desintermediación de parte de la cadena de valor mediante la tecnología, y también la recuperación de soberanía por parte del cliente en el proceso.

Y ahora, si esta es la aproximación más certera – tal y como manifiestan algunas escuelas de negocios estadounidenses – todos aquellos empresarios y directores generales que por fin entendieron que el cliente es el centro de toda estrategia, deben hacerse la siguiente pregunta: qué haría el cliente si tuviera poder. Puestos a imaginar, pongámonos en sus zapatos y hagamos este ejercicio por un momento: qué haría TU cliente. (Recuerda que este señor paga tus nóminas, paga tus infraestructuras, paga tu marketing, paga tus ventas, paga tu delivery, paga tu marca…). Merece la pena reflexionar sobre esto.

… Se supone que los consumidores soberanos tienen necesidades y preferencias autónomas que manifiestan vía votos monetarios en las compras o abstenciones de compras que realizan en el mercado. El empresario no tendrá otra opción más que la de someterse a las exigencias de los consumidores: nadie se perpetúa en el mercado si no satisface al consumidor, si no se rinde a su soberanía. De este modo, la economía cumple con su cometido de administrar eficientemente los recursos escasos para satisfacer las necesidades humanas … (Fuente: http://www.economiacritica.net/?p=3761)

A lo largo de estos últimos años, estamos vivenciando ciertas tendencias, que darán soberanía total al cliente y a la vez desintermediarán muchos mercados; y a la vez son una grandísima disrupción. Son las impresoras 3D. No me gusta en absoluto hacer vaticinios, pero es un elemento que transformará por completo mercados industriales, y dará acceso al cliente al proceso de producción. Solamente hagamos el ejercicio de imaginar que el cliente imprime su propia ropa, la vajilla de su casa, sus complementos…¿Difícil de creer? Es una realidad, de hecho aquí hay 11 ejemplos que son impresionantes.

Pero diréis, aquí hemos venido a hablar de recursos humanos, no de robótica. Lo primero de todo, hemos de recordar que estos sistemas impactan directamente sobre los modelos de negocio; éstos sobre las organizaciones y a la vez todo ello sobre las personas. Y lo segundo, es…¿de verdad creéis que los recursos humanos están al margen de todo esto? Pues claro está que no, pues son unidades de servicio al negocio, que tienden claramente hacia la desintermediación de sus procesos: procesos de selección, comunicación interna, evaluación y desarrollo. ¿Profundizamos?

Podemos comenzar viendo este vídeo que ilustra una reflexión del CEO de Accenture sobre la evaluación del desempeño y su revisión anual. Algo que lógicamente ya no tiene mucho sentido, pues necesitamos – como organización – trabajar en real time obteniendo feedback muy rápidamente, para ajustar a la misma velocidad los posibles errores.



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>