Hasta llegar a ser el autor de HR Digital Talent he pasado por muchas etapas en mi vida, tanto personales como profesionales; y estoy seguro de que el cómputo de todas ellas me han traído hasta aquí. Soy Javier Moreno Jabardo y estoy inmerso en Internet desde el año 2002, en el cual comencé a trabajar en el Portal Universia del Banco Santander; y allí además de conocer a personas estupendas de las que aprendí muchísimo, desarrollé 4 años de mi carrera profesional entre grandes profesionales del sector.

Mis tareas eran muy técnicas – debido a mi formación por aquel entonces – y colaboré en la puesta en marcha de muchísimos proyectos web que fueron, muchos de ellos un éxito y otros muchos pasaron desapercibidos; pero aprendí mucho de todo aquello. El mítico Funversion con mi querido Gonzalo Valverde, todos los sites de contenido – para el profesorado, para el pre universitario, para los PAS – el portal de Marea Blanca que reflejó la catástrofe del Prestige, el portal de empleo, las múltiples campañas que realizábamos, la batería de banners que hacíamos y que después subíamos al Ad Server; y las diversas colaboraciones que teníamos y a las que dábamos soporte todos los días. Que grandes recuerdos.

Por mi propia inquietud comencé ya a colaborar como freelance con alguna PYME. O les asesoraba o les ejecutaba algún proyecto web, o ambas cosas. Y de esta forma, subí a la red unos cuantos portales de los que me siento muy satisfecho. De hecho hubo una persona con la que colaboré de forma más sostenida, que me ayudó mucho a darme cuenta de algo: quería seguir creciendo profesionalmente. Y fue a partir de aquí, cuando decidí conocer el negocio, y no tanto el pinta y colorea de Internet.

Así que combiné mis estudios con nueva formación en business y posteriormente en marketing digital en el año 2006. Lo cual me permitió pasar por empresas estupendas: tales como OCU, BBVA, ESIC Business & Marketing School, Cegos España, IMF Business School y Escuela Universitaria TAI. Donde pude desarrollar mis conocimientos en el ámbito digital y de negocio; combinación que sin lugar a dudas a día de hoy es fabulosa para cualquier profesional. Las experiencias en todas ellas, han sido muy diferentes; pero de todas me llevo algo positivo, pues son las personas que las conforman, me han ayudado a ser la persona que soy.

Por el camino fui empresario, docente, escritor, blogger, miembro de la junta directiva de una asociación, voluntario en algunas causas que me parecieron justas, deportista amateur y por último padre. Algo que me ha cambiado la vida en todos los aspectos, y a la vez algo de lo que me siento muy orgulloso; aunque he de decir que también me ha cargado de responsabilidad y a la vez me ha hecho disfrutar de facetas de la vida que hasta el momento estaban sin explorar para mi, como por ejemplo esa responsabilidad de la que hablaba. A mi hijo le dediqué uno de mis primeros post, pues este site proviene de un blog personal que se llamaba: “El rincon de Javier Moreno“; del cual he querido rescatar algunas entradas. (“Para que leas de cuando en cuando“)

Y en otro orden de cosas; y después de llevar algunos años gestionando personas o en cargos de mayor responsabilidad, hay algo que no me puedo quitar de la cabeza: las organizaciones no existen. Son las personas que las conforman, las que las hacen: las que las crean y/o las que las destruyen; así que somos máximos responsables de atender sus necesidades con el afán de construir. Y por eso quiero compartir con todos vosotros mis experiencias, en la medida en que el tiempo me lo permita; pues todos nosotros tenemos un gran reto: transformar nuestras organizaciones, apoyándonos en las personas que las conforman.

Mis últimas experiencias profesionales, me han permitido emprender proyectos estupendos, que me han permitido crecer a todos los niveles, y demostrarme a mi mismo: “que yo lo valgo“. En realidad si nos ponemos algo más románticos: “que los límites nos los ponemos nosotros mismos“. Y a la vez vivir de primera mano el ámbito de los recursos humanos, del talento y en definitiva de las personas.

Y teniendo siempre presente el “negoci“, concatenado con la transformación digital; y con la importancia que tienen las personas en todo el proceso, os presento HR Digital Talent. Una plataforma que da cabida a todo aquel que quiera co-crear conocimiento.

Transformación digital: De momento ponemos foco en la transformación

231
gestion-del-cambio

Si, ponemos foco en la transformación; pues “lo digital” parece que es el fin; aunque seguro que será el medio para otras muchas cosas. Pero lo importante es el camino que recorramos para llegar. Y en el camino que recorramos podemos caer. Pues en este proceso no es importante la robustez, los años de historia, el número de empleados, la red comercial…en este proceso, lo crucial es la rapidez con la que la organización pueda adaptarse, y por ende convertirse en una organización digital.

Hemos de dar respuesta nuevos modelos de negocio:

Y la organización tiene que estar al servicio del modelo; así que no puede ser la misma que antes. Tiene que cambiar, o al menos estar preparada para lo que pueda venir: en realidad un futuro incierto…quién sabe realmente, lo que es la empresa digital, si la vamos a crear todos nosotros con el paso de los años. Será el resultado del éxito de nuestra creatividad e innovación constante puesta al servicio del negocio, o del cliente.

Hemos de asumir que algunos no llegarán:

La realidad es que este camino forma parte también de una depuración del tejido empresarial. No todas las organizaciones que hoy están llegarán a adaptarse, y por tanto abandonarán el proceso; y rendirán pleitesía a la digitalización, o mejor dicho al propio proceso.

Hemos de darnos cuenta que el tamaño importa: 

En este país encontramos una situación que es algo adversa; y es que cuanta más estructura interna halla (magnitud), más recursos existirán para destinarlos al proceso de cambio; pero a la vez más complejo se hace el cambio. Pues las compañías, están cargadas de barreras, de procesos, de resistencias…y en definitiva de muchas “chinas” en el camino. Esto implica que las grandes corporaciones de este país deberían mirar muy de cerca, lo que están haciendo las micro empresas e integrarlas de algún modo, pues aportan nuevos modelos organizativos, mucha agilidad de respuesta, mucha visión de negocio soportada por las últimas tecnologías y sobre todo vienen cargadas de personas con un nivel de resiliencia muy alto.

Hemos de asumir la responsabilidad como empleados:

La gestión de la compañía tiene que descargarse de una vez por todas de la inmensa responsabilidad que conlleva este gran cambio. Y digo esto por cuando lleguemos a la meta, muchas industrias mirarán a su alrededor y descubrirán que muchos puestos de trabajo habrán desaparecido. De hecho la digitalización nos trae una sociedad más competitiva si cabe; pues los puestos de trabajo que se mantendrán, serán los que realmente aporten valor. Así que la obligación del ápice estratégico de la organización, en este proceso de cambio; es la sensibilización constante de los empleados para que interioricen la importancia que tiene “ser empleable”. Tenemos que hacer empleados que sepan y quieran auto aprender.

Hemos de ser EXPERTOS EN CLIENTE:

Independientemente de que nuestros productos y servicios sean ideales para nosotros; en este proceso de cambio tenemos que ir interiorizando algo que es crucial; nuestro expertise tiene que estar en el cliente. Y nuestra organización tiene que cambiar con él. Por lo que lo ideal es crear los espacios que nos permitan co-crear con el cliente, dibujar el futuro de la organización con él, y operativizarlo de su mano.

Hemos de sacar la cabeza y ver el bosque:

La transformación digital viene acompañada de un exceso de marketing, por lo que tenemos que tener cuidado con intoxicarnos. Ahora todo es digital. Hasta las personas y sus competencias deben serlo. Ojo, con esto. Cuando lleguemos a la meta, nuestra gente tendrá que saber cosas nuevas porque tendrán que hacer cosas nuevas. Pero no olvidemos que tenemos un camino que recorrer, donde las personas que conforman la organización nos tienen que acompañar; para que la visión se haga realidad.  Tenemos por ello que trabajar con ellos en su plasticidad o capacidad de adaptarse al cambio; su capacidad de auto aprender y su creatividad e innovación orientada a negocio y/o a cliente.


Como se menciona en algunos modelos de transformación; estamos en una situación en la que mantener el status quo es más peligroso que abrazar el cambio. Y esto es una grandísima oportunidad, pues vamos a escribir el futuro del tejido empresarial de nuestro país. Nos vemos en la meta.



One Comment
  • Javier Urbano Fernández Quintana
    23 febrero, 2017 at 7:47 pm

    Muy interesante, Javier. Creo que es un tema de cambio de manera de entender el negocio, y no de cacharros, y bytes. Digitalizar es comenzar a comprender que el entorno está cambiando y que nuestros viejos hábitos no siempre van a ser efectivos en el nuevo, la diferencia -y por eso lo llamamos así, es que parte de las relaciones se van a realizar en el espacio digital digital. Este espacio está abierto, es de compartir, cocrear, no controlar conocimientos ni opiniones. Y esto da miedo, por eso va a ser complicado donde lo haya, sobre todo cuando arrastramos dejes de años y años. Posiblemente por eso el tamaño y el tiempo sí que importan, y el tiempo sí que dirá la última palabra.

    Responder

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>